El cambio climático y la degradación ambiental son una amenaza existencial para todo el planeta. En el Pacto Verde Europeo se abordan distintas soluciones a estos problemas. El objetivo de este es conseguir que Europa sea climáticamente neutra de aquí a 2050, impulsar la economía mediante la ecotecnología, crear una industria y un transporte sostenibles y reducir la contaminación.

La Unión Europea se está enfocando en conseguir la neutralidad climática de aquí a 2050. Por eso, los Estados miembros deben empezar a aplicar una serie de políticas climáticas, entre las cuales se encuentra una nueva legislación sobre transporte y movilidad sostenibles y combustibles alternativos.

Según Tomeu Bonet, director comercial de LR Autogas, para alcanzar este objetivo del 2050, hay que llevar a cabo una transición energética. En cuanto a movilidad y combustibles alternativos, la solución se puede encontrar en el GLP y el GNC.

Las ventajas del GLP y el GNC sobre otros combustibles ecológicos

Algunos de los nuevos combustibles alternativos, como la electricidad, el biometano o el hidrógeno verde, se pueden considerar ecológicos, si se obtienen mediante tecnología respetuosa con el medio ambiente. Pero para llegar a un nivel alto de usuarios de vehículos propulsados por estas energías, se necesitan amplias infraestructuras de recarga que faciliten a los conductores los mismos beneficios que los vehículos con combustible tradicional.

Una de las principales ventajas del GLP y el GNC es que contribuyen al objetivo de mejorar la eficiencia, sustituyendo a los combustibles tradicionales. Apenas emiten óxido de nitrógeno y partículas, reducen el CO₂ y contribuyen a reducir la contaminación urbana y el efecto invernadero. Además, ayudan a disminuir el exceso de ruido en las ciudades. Estas peculiaridades han logrado que estos combustibles se ganen el distintivo ECO de la DGT.

Por los motivos anteriores, en la actualidad, el GLP (también conocido como Autogas) es el carburante alternativo más usado del mundo. En España, más de 50.000 vehículos circulan gracias a esta tecnología. La cifra asciende a 15 millones en Europa y a 25 millones en todo el mundo.

Unos combustibles que facilitan la transición energética

El GLP cuenta con un número muy elevado de puntos de carga, repartidos por todo el territorio nacional. En cuanto al GNC, la red también está en expansión, y cada vez es más fácil encontrar puntos de repostaje. Así, no encuentran dificultades relacionadas con la autonomía del vehículo o la necesidad de repostar.

Además, el GLP y el GNC ofrecen algunas ventajas más respecto a otros combustibles alternativos. No hace falta hacer una gran inversión comprando un nuevo vehículo eléctrico o de hidrógeno; con una cantidad de dinero menor se puede transformar un vehículo de gasolina o diésel. Así, los usuarios pueden convertir su coche habitual en un vehículo ECO y circular sin restricciones de tráfico. Estos combustibles ecológicos suponen también un ahorro cuando se los compara con los tradicionales.

Estas características muestran que, en este periodo de transición ecológica, convertir los vehículos de combustibles tradicionales a combustibles alternativos como el GLP o a GNC es una solución económica y práctica.

LR Autogas distribuye en España sistemas de GLP y GNC de la marca Landi Renzo. Esta empresa puede asesorar tanto a particulares como a empresas y flotas sobre qué sistema es mejor para cada vehículo. Dependiendo de si el motor es de gasolina de inyección indirecta o de inyección directa, es posible que interese más instalar GLP o GNC. Para esta clase de decisiones, lo mejor es contar con la opinión de estos expertos.

Fonte: https://www.elconfidencialdigital.com/articulo/an/papel-combustibles-glp-gnc-etapa-transicion-energetica/20220525181303401800.html