Así lo consideró el ingeniero José Antonio Morales durante un Seminario sobre “Diseño, Construcción y Seguridad para plantas de almacenamiento”, organizado por Arcosa Industries de México.

Con el fin de poner el conocimiento técnico en manos de los empresarios y a partir de allí realizar las mejores tomas de decisiones, Arcosa México, el grupo que está detrás de la marca TATSA, realizó en días pasados un Webinar sobre “Diseño, Construcción y Seguridad para plantas de almacenamiento”, a cargo del ingeniero José Antonio Morales, Presidente de Admiral LPG Services y miembro de del Comité Técnico de la Norma NFPA 58.
“No se debe inventar, sino seguir las normas. De lo contrario, ponemos en peligro vida y propiedad, y ultimadamente, la inversión del empresario”, dijo el ingeniero, con varias décadas de experiencia en la industria, durante su alocución, y que contó con la presentación y moderación de Belem Barrera (Gerenta de Exportación del Caribe y CA) y Antonio Rodas (Gerente de Exportaciones de América Latina).
Ante un público con más de 210 participantes en un formato remoto de distintos países del Caribe, Centro America y Sudamérica el ingeniero Morales fundamentó porque es necesario adquirir, reparar y modificar tanques para almacenamiento en aquellas empresas que avalan su trayectoria con la adhesión a las normas internacionales de fabricación, cumpliendo siempre con la Norma NFPA 58.
“El asesoramiento es clave para la compra de un tanque, porque se requiere niveles de detalles y especificaciones para el uso que se le dará, porque si después se hace una modificación por un ente no calificado, técnicamente no se cumplirá con la norma”, señaló el especialista y para graficar lo que indicó, dio un ejemplo: “Hubo un caso de un envasador que adquirió un tanque usado para gas licuado, sin embargo, no lo era. En un momento me pidieron que lo revisara y fui al número de serie, que es la hoja de ruta que te indica cómo fue fabricado, qué tipo de material tiene y características de presión, etcétera. Bueno, durante 19 años ese tanque trabajó en una prueba hidro estática muy larga, porque originalmente era un tanque para una solución de agua y amoníaco y no para GLP”.
Cabe recordar que en los mercados regionales hay empresas que se dedican a la venta de tanques usados. Ante esta realidad lo mejor para la seguridad y la inversión, Morales sentenció: “comprar un tanque usado, es un gran riesgo porque no se sabe cómo fue utilizado anteriormente ni que producto manejó que pueda ser dañino para el tanque, como lo es el amoníaco”.
Y respecto a quien, aun así, decide comprar uno usado, el ingeniero precisó que se debe descartar “los tanques que no tienen placa identificatoria original de fábrica o que no dan garantía de que la presión de servicio sea la correcta para el GLP. Por estas y otras muchas razones no deben ser utilizadas. Hay placas que se las estampan con información, pero está a simple vista que no está colocado por su fabricante”.
A su vez, alentó a que los envasadores “no hagan modificaciones o reparaciones de los tanques de GLP por individuos o empresas que no tengan certificación “R” de la National Board of Pressure Vessel Inspectors. Trabajar en un tanque requiere conocimiento y equipos específicos o saber soldar este tipo de material, que requiere, también, otras certificaciones”.
En cuanto a las instalaciones de los tanques ubicados en plantas, Morales dio una serie de recomendaciones para evitar deterioros innecesarios; precisó cómo instalar un tanque; alentó al mantenimiento constante de todo el sistema de válvulas y recordó las normas legales en cuanto a la ubicación de los tanques, sus distancias de los muros perimetrales, entre otras cuestiones.
Por último, también le dedicó unos conceptos para el mantenimiento de los tanques móviles, los cuales requieren un mantenimiento constante del tanque y sus resistencias, como así también del sistema de válvulas, que dan seguridad al momento del trasvase del producto como generan puntos de seguridad ante cualquier eventualidad.

Fonte: http://www.americaglp.com/tecnologia/comprar-un-tanque-usado-o-reparado-es-un-riesgo-muy-grande-123