GLP, Energía garantizada incluso en catástrofes naturales

Es recurrente la constatación del papel fundamental del GLP como fuente energética para el mantenimiento del bienestar en situaciones de catástrofes naturales. En las Américas, hay muchos ejemplos que pueden ser citados, como inundaciones en Brasil, terremotos en Chile y, más recientemente, el caso del huracán Irma que devastó islas enteras en Centroamérica y causó serios daños al Sur de los EE. UU.

En los casos del huracán Irma, como era previsto, el GLP nuevamente estaba preparado para proporcionar confort a las familias afectadas. La fuente energética, diferentemente de otras, consigue resistir bien a catástrofes debido al almacenamiento simple y hermético, que garantiza perfectas condiciones de uso del producto, incluso en situaciones de inundaciones y deslizamientos, por ejemplo.

Otra ventaja es el hecho de que el GLP puede ser transportado fácilmente. Por estar almacenado, la mayoría de las veces, en pequeños envases, las posibilidades logísticas de entrega son menos vulnerables a los daños de infraestructura causados por las inclemencias. Esta característica facilita muchísimo su utilización en regiones afectadas.

Cuando hablamos de países en los que la matriz eléctrica está muy presente, como es el caso de los Estados Unidos y de algunos países de Centroamérica, tenemos mucho más ventajas, pues la primera fuente energética que sufre con los desastres naturales es justamente la electricidad. En este caso, el GLP puede propiciar desde la iluminación y la calefacción hasta la cocción, calentamiento de agua y, por supuesto, la generación de energía eléctrica a través de generadores.

Para comprobar como el GLP es importante en situaciones de desastres naturales, a continuación citamos extractos de materiales que fueron divulgados en las regiones afectadas:

El primero (link) es un relato de un brasileño que vive en EE. UU., donde es importante destacar lo que sigue: “Compré productos enlatados, previendo la falta de energía. Hemos traído bombona de gas en caso de emergencia, ya que casi todas las casas de aquí usan hornillo eléctrico”, cuenta Ethiene.”

Otro material (link) interesante fue publicado en Cuba: “Desde horas tempranas de la mañana cientos de personas adquieren este tipo de combustible doméstico en cilindros de 10 kilogramos, para garantizar la cocción de alimento sen caso de interrupciones eléctricas provocadas por el huracán Irma.”

En Puerto Rico (link), material vinculado a la compra de bienes básicos para mantener la vida cotidiana dentro de la normalidad también debe ser destacado:

Son muchísimos los relatos como los mencionados en los medios de comunicación de los países afectados. Estos relatos muestran que el GLP es la fuente energética más versátil y disponible, no sólo en catástrofes naturales y
desastres ambientales, sino también en el día a día de la población. Es energía limpia y segura que garantiza confort a los hogares de todos los usuarios.

Diego Ciufici N. Alves es director ejecutivo de AIGLP.

Share