Entrevista Ricardo Manara – Gerente General de Cavagna Group Brasil

“No podemos hablar de eficiencia energética cuando aún hay restricciones”, dice el ejecutivo del mayor fabricante mundial de válvulas de GLP.

La italiana Cavagna, mayor empresa productora mundial de válvulas en el sector de GLP, participó en el 33er Congreso de la Asociación Iberoamericana de GLP, realizado en Río, entre los días 22 y 23 de marzo. De acuerdo con el gerente general de Cavagna en Brasil, Ricardo Manara, la compañía ha buscado incentivar la utilización del energético por el consumidor final en usos más allá de la cocina. Para esto, se lanzó hace cinco años una línea de equipos como cortadoras de césped, generadores de energía, bombas de agua, entre otros, movidos a GLP.

En Brasil hay restricciones que impiden el uso de GLP. ¿Cómo usted analiza este escenario?
Las restricciones son un obstáculo más para el crecimiento del sector de GLP en Brasil, pero creo que a la brevedad serán derrumbadas porque la demanda de mercado para nuevos usos es inmensa. Además, no podemos hablar de eficiencia energética cuando todavía hay restricciones. Actualmente, éstas son más maléficas que benéficas, por eso no deben durar mucho tiempo, puesto que hasta los procesos gubernamentales de edificación eficiente priorizan el uso de GLP.

¿Cuáles son las posibilidades de expansión del consumo de GLP que usted identifica con el fin de las restricciones?
Observo un inmenso mercado de uso final del producto aún no explorado. El GLP podría aplicarse en sistema de cogeneración, en la climatización de ambientes y en el calentamiento de piscina, por ejemplo. Estas y otras necesidades podrían ser bien atendidas por el GLP.

Comparado con los demás países del mundo ¿cuáles son las principales diferencias que Brasil presenta para la expansión del sector de GLP?
El gran diferencial en Brasil es la cultura de la ducha eléctrica. Hoy, más del 95% de los aparatos que calientan agua comercializados en el país son duchas eléctricas. Este escenario no se observa en otros países del mundo. La ducha eléctrica tiene su aplicación en la década del 70 y acabó recibiendo raíces culturales.

¿Cómo Cavagna percibe hoy el potencial del mercado de GLP en Brasil?
Observando lo que el grupo ya hace en el extranjero, las posibilidades son infinitas. Primero porque el consumidor, en general, aún no conoce totalmente las otras posibilidades de aplicaciones del GLP, además de la cocina. Cuando él empieza a llevar a casa equipos movidos a GLP, él empieza a conocer realmente el concepto de uso del gas. Entonces, las posibilidades de crecimiento de ese mercado, con la generación de nuevas demandas son enormes.

¿La creación de esta línea Greengear tiene el propósito de acercar más al consumidor al GLP?
Con la entrada de esta línea de productos, la idea es empezar a crear nuevos incentivos para el uso del gas y continuar manteniendo la demanda, que de hecho es inelástica. En Brasil, como todavía tenemos nuevas posibilidades de uso no suplidas, por eso nuestra visión es que aún existen más oportunidades de aumento del consumo que en otros países. Esta línea es nueva, tiene aproximadamente cinco años y viene en un momento en que el mundo demanda soluciones a cuestiones ambientales y también mayor economía. Los equipos movidos a GLP generan reducción de costo, una economía de 25% a 35% en relación a la gasolina, que es el insumo utilizado en la mayoría de estos equipos.

¿Cuáles son los puntos que usted destacaría en relación a las ventajas del GLP especialmente en relación a la gasolina?
Son principalmente dos. Es de fácil transporte por ser almacenado en botellones y no tiene tantas restricciones para ser transportado como lo tiene la gasolina, pudiendo ser trasladado con gran facilidad. El segundo aspecto es en relación a las emisiones. El GLP no es contaminante en comparación a la gasolina.

Share