Entrevista Afonso Carlos Teixeira – Director de la Clesse

Clesse, industria especializada en reguladores y accesorios para gas, participó del 33º Congreso de la Asociación Iberoamericana de GLP, realizado en Río. En la visión del director de la empresa, Afonso Carlos Teixeira, esta ha sido la mejor de todas las ediciones del evento en representatividad de los países que engloban la AIGLP y también en generación de negocios.

¿Cómo usted evalúa esta edición del Congreso de AIGLP?
Esta es nuestra cuarta participación y este año, sin duda, ha sido la mejor edición, principalmente en número de visitantes. Nosotros estamos queriendo abrir el mercado de América Latina, ya que estamos hace 20 años en el mercado brasileño y, hace dos, empezamos a trabajar esta expansión. Hoy suministramos a Colombia y Ecuador, pero queremos ampliar nuestra actividad, y eventos como este ayudan mucho. Tener la posibilidad de hacer contacto con empresas de países como Paraguay, Perú, Panamá, Chile, Guatemala y otros, ha sido muy bueno. Es muy interesante el nivel de contacto y de interés de los ejecutivos. Ya estamos haciendo algunas negociaciones.

Clesse está hace 20 años en Brasil. ¿Cómo usted resume la trayectoria de la empresa hasta ahora?
Empezamos el negocio en Brasil hace 20 años focalizando en el regulador, inicialmente con reguladores pequeños de 1 kg/hora, y hoy alcanzamos hasta 20 mil kg/hora (industriales). Nuestra evolución ha ido ocurriendo año a año, con inversiones y mucha especialización en mercados de gas, principalmente el de GLP. Nuestro foco es traer soluciones a los clientes, especialmente a las compañías y a los instaladores de gas.

¿Cuáles son las tecnologías que Clesse ha desarrollado para el sector de GLP?
Creamos la primera válvula shut-off en Brasil, que es una especie de disyuntor automático de gas. Si hay una falla en el regulador, limita la presión del gas en la red, protegiendo sin cortar el suministro. Muchas personas no lo saben, pero el regulador de gas tiene diferencia de presión hasta 250 veces – de la presión que está en el tanque hasta la de la quema. Pero el concepto es este, se aumenta la presión para que el consumidor tenga una cantidad de gas que pueda ser usada por un tiempo relativamente largo. De lo contrario, el usuario tendría que cambiar el bidón prácticamente todos los días, lo que sería inviable. El gas queda licuado en el bidón, se va vaporizando y esa parte vaporizada es regulada por la válvula para que sea quemado con alta eficiencia. Nos especializamos en la eficiencia de la quema y en la seguridad del proceso. Más tarde, migramos al mercado de tuberías con una tecnología nueva, un tubo multicapas. Este modelo tiene menos enmiendas, es decir, menos conexiones y menos puntos de vaciamientos, garantizando más seguridad al usuario.

¿Cómo usted evalúa el mercado de GLP en el sector de reguladores de presión?
Los dos últimos años fueron difíciles para toda la economía, pero igualmente conseguimos crecer e innovar. Mi mercado de GLP está creciendo. Al contrario de muchas empresas que despidieron fuertemente, nosotros mantuvimos nuestra estructura, lo que nos dio ventajas en relación a nuestros competidores, que ahora necesitan arreglar la casa. Cuando el mercado empezó a reanudarse, a mediados del año pasado, tuvimos que acelerar rápidamente y conseguimos aumentar el ritmo porque mantuvimos la empresa en un buen nivel de actividad. Estoy optimista para que este año, empecemos bien. Creo que si hacemos un bue n trabajo en el primer semestre, llegaremos a un nivel que no va a permitirnos retroceder. Mi visión del 2018 es de crecimiento.

En su visión ¿cuáles son los obstáculos en el mercado brasileño de GLP?
Creo que algunas reglas políticas, y no técnicas, que existen hoy, atrasan un poco la evolución del sector. Hay restricciones con base en cuestiones de más de 20 años y actualmente, con la modernización de la industria, no deberían existir más. Existen, incluso, restricciones locales, municipales, estaduales, ciertos aspectos que necesitan ser rediscutidos. Un factor positivo es que las normas de ABNT están evolucionando y la tendencia es que las innovaciones de la industria sean cada vez más aceptadas. Lo importante es que esta discusión sobre la evolución de las normas prosiga para que el sector pueda ver que los cambios ocurren de forma sensata.

Share