5 cosas que diferencian a un coche de gas natural y un coche GLP

Hablemos de las diferencias entre un coche de gas natural y un coche GLP. Ambos tipos de combustible son más ‘limpios’ y tienen la etiqueta Eco de la DGT, pero, ¿en qué se diferencian?

Analicemos las cinco diferencias entre un coche de gas natural y un coche GLP. Si quieres hacerte con un coche que pueda llevar la pegatina Eco de la DGT, es muy probable que te hayas planteado comprar bien un coche de GLP, bien uno de gas natural. Ambos tipos de sistemas de propulsión pueden llevar este distintivo; ahora bien, ¿en qué se diferencian entre ellos?

Y es que aunque ambos tienen un sistema de propulsión que funciona por gas, se trata de distintos tipos de gas, y existen diferencias entre los coches de GLP y los de GNC (gas natural comprimido). Es cierto que ambos suponen un importante ahorro en gastos de combustible, ya que el precio del GLP y el GNC es inferior al del litro de gasolina o diésel. También es más eficiente en cuanto a las emisiones contaminantes, ya que la combustión de este carburante emite menos partículas a la atmósfera que los combustibles clásicos. Pero, ¿en qué se diferencian? Principalmente, en estos cinco puntos.

1. El tipo de combustible

La primera y principal diferencia entre los coches de GLP y los de gas natural es, sin lugar a dudas, el tipo de combustible o fuente de energía que emplean. Y es que aunque ambos son gases, no es lo mismo el gas licuado del petróleo (GLP) que el gas natural comprimido (GNC).

  • GNC: este está formado por casi en un 90% de metano; es similar al que se usa en las calefacciones de casa, pero para su uso en automóviles se vende comprimido.
  • GLP: el gas licuado del petróleo es el resultado de la mezcla de butano y propano.

2. El precio

La segunda gran diferencia entre los coches de GLP y los que se mueven por GNC es el precio que han de pagar por su principal fuente de energía. Actualmente, y quizás dado que el GLP es más fácil de encontrar que el GNC, el precio del licuado del petróleo es algo más económico; el litro cuesta alrededor de los 0,70 euros.

Por su parte, el GNC  tiene un precio algo superior (si bien sigue siendo más barato que el diésel o la gasolina): el kilo cuesta alrededor de 0,90 euros.

3. El número de estaciones de servicio

Quizás una de las diferencias más importantes de las existentes entre los coches de GLP y los de GNC es la que se refiere al número de estaciones de servicio que suministra cada una de las fuentes de energía.

El GLP es un tipo de combustible mucho más extendido, con una red de estaciones de servicio que ronda las 600 unidades (una cifra importante, si bien se queda lejos de las 7.000 que hay en Alemania, o las 5.500 que tienen en Portugal).

Por su parte, el GNC no goza de una red de estaciones de servicio tan amplia; de hecho, en España es más bien escasa, y se queda en las 88 (y 11 en Portugal).

Por ello, repostar un coche de GLP es una tarea más sencilla que hacerlo con un coche de GNC.

4. Las cifras de consumo y potencia que arrojan

Las cifras de consumo y de potencia que ofrece uno y otro combustible son otra de las diferencias entre el GLP y el GNC. Así, los coches de GLP ofrecen un consumo algo más elevado que los de GNC.

Pero no todo son buenas noticias para los coches de gas natural comprimido. Así, los motores de los coches de GNC, en su conversión para ser utilizados tanto con gas como con gasolina, experimentan una pérdida de potencia que oscila entre un 15% y un 20%. Por su parte, los motores de GLP no ven variación alguna en sus cifras de potencia.

5. Cómo se almacena el gas

La manera en que los coches de gas natural y los de GLP almacenan este combustible es la última gran diferencia entre ambos. Como sus propias siglas indican, el GLP es gas licuado; en otras palabras, es un gas que se ha convertido en líquido, por lo que, además de contar con más poder calorífico, se puede almacenar a presiones más bajas, generalmente entre 95 y 110 psi.

Por su parte, el GNC es una gas cuyo estado sigue siendo gaseoso, pero comprimido en depósitos específicos a unos 200 bar, unos 2.900 psi. En caso de fugas, el GNC es liviano y se disipará en la atmósfera, pero el GLP es líquido y como cualquier otro combustible, caerá al suelo.

Fuente: https://www.ticbeat.com/tecnologias/5-cosas-que-diferencian-a-un-coche-de-gas-natural-y-un-coche-glp/

Share