Ni la pandemia ha logrado frenar el crecimiento del boyante mercado del gas licuado de petróleo (GLP) en Costa Rica. El ahorro que representa vs electricidad y un menor impacto ambiental hace que muchos costarricenses se decanten por esta alternativa para satisfacer sus necesidades de energía.

Según datos del ARESEP, el mercado del GLP viene en franco ascenso desde el 2015 y el año pasado más de 710 mil hogares lo utilizaban en Costa Rica -un 37% del total de clientes por sector.

Sin embargo, aún existe mucho desconocimiento y temores infundados sobre el uso de GLP para fines domésticos, lo que demuestra que aún queda trabajo por hacer para crear una “verdadera cultura del GLP.”

Así lo considera el gerente general de Petrogas, Nelson Fernández Garro, quien asegura que, pese a los buenos resultados comerciales obtenidos en medio de la pandemia, se debe velar por una adecuada educación sobre sus beneficios y el uso correcto y responsable.

Sobre los retos que enfrenta la industria, la feroz competencia en el mercado gasero, el nuevo consumidor y las acciones tomadas a raíz de la crisis del COVID-19, habló don Nelson con La Revista.

¿Qué nos puede decir sobre el comportamiento del mercado residencial en los últimos años y cuál es la tendencia para los próximos?

Definitivamente el mercado del GLP en doméstico muestra indicadores claros de un consumidor nuevo, más analítico y en la búsqueda de mayor información para tener elementos de juicio y de criterio a la hora de manejar sus presupuestos familiares.

La coyuntura de la pandemia y sus repercusiones a nivel socioeconómico está incidiendo también en la búsqueda de opciones de ahorro en lo relacionado a la coacción de los alimentos en los hogares y ahí el GLP tiene varios beneficios y atributos.

Todo lo anterior, junto al aumento de oferentes en el mercado y una cadena de distribución de mayor cobertura, están guiando a una migración de consumo de eléctrico hacia GLP, lo cual ha venido creciendo en los últimos años y la tendencia se mantiene para los próximos.

¿Qué medidas se deberían estar tomando por parte de los diversos actores involucrados para fomentar su consumo? (Gobierno, RECOPE, ARESEP, empresas distribuidoras)

Todos, de una u otra forma, tenemos obligación y necesidad de cumplir con el importante rol que corresponde dentro del engranaje del mercado del GLP.  Desde fomentar leyes o proyectos que permitan acercar el producto a los consumidores con mejores precios hasta generar una capacidad instalada acorde a las necesidades de un mercado con mayores oferentes. Es fundamental supervisar de manera efectiva que se cumplan los principios de transparencia e igualdad, así como apoyar a las empresas distribuidores en asignarles los insumos básicos para poder operar de manera razonable.

No podemos obviar que todos los sectores tenemos que unirnos, no solo para fomentar el consumo, sino también para educar al consumidor actual y futuro sobre el impacto favorable del GLP en el medio ambiente y crear una nueva cultura que combata los temores infundados, originados en el desconocimiento y la manipulación.

No podemos obviar que la industria tiene muchas opciones para diversificarse como el uso de GLP en los automotores, diferenciación de precios por zona geográfica –según niveles de pobreza o afectación por desastres naturales- y sustitución del uso de leña o bunker por razones de salud o ambientales.

¿Qué acciones ha tomado su representada para atraer a más clientes residenciales? 

A raíz de los últimos informes de Calidad de la ARESEP, así como nuestros propios indicadores, hemos tomado acciones orientadas a satisfacer las necesidades de un creciente mercado de consumo de GLP.

Entre ellas, una mayor frecuencia en la importación de nuevos cilindros, no solamente para cumplir con disposiciones de la ARESEP, sino porque es necesario que el consumidor cuente con un recipiente que reúna los requerimientos de seguridad, información legible y clara.

Por otra parte, se está en proceso de mejora de las instalaciones a fin de poder cumplir con el aumento de la demanda, acatando los requisitos exigidos por las entidades gubernamentales para operar en forma óptima.

Estamos capacitando constantemente a nuestros colaboradores para que tengan los conocimientos necesarios para guiar al consumidor en temas como manejo, instalaciones, atención de emergencias, entre otros. Además, tenemos una línea de consultas a cargo de nuestro personal técnico para apoyarlos, y utilizamos las redes sociales para fomentar el uso correcto del GLP.

Queremos que nuestros clientes tengan calidad de vida con el uso del GLP y que lo asocien a seguridad y conocimiento.

Si el uso de GLP residencial representa un ahorro de casi el 65% vs electricidad, ¿por qué muchos hogares no se animan a dar el salto? 

El consumidor carece de lo que yo llamaría “cultura del GLP”, acerca de su uso y beneficios.

De una u otra forma, con el tiempo se ha satanizado porque el manejo asociado a accidentes siempre se ha distorsionado. La campaña de crear cultura y formación del mercado doméstico es necesaria y debe hacer partícipes a todos los sectores que correspondan.

Las campañas educativas deben orientarse a integrar a diferentes sectores, que deben fortalecer los aportes que este producto otorga, desde el ama de casa actual, hasta los futuros consumidores que hoy están en primaria o secundaria.

¿Cree que hay mucho desconocimiento en el mercado sobre sus grandes beneficios o incluso temor sobre su uso correcto? ¿Qué se podría hacer al respecto? 

Como decía anteriormente, es muy marcado el desconocimiento sobre el uso correcto, no tanto del GLP como tal, sino de la manipulación de los diferentes accesorios que se utilizan para generar consumo. Los medios han contribuido a crear el temor y fortalecer el miedo. Hacen falta estrategias de comunicación y divulgación bien estructuradas para generar el cambio.

Por ejemplo, estamos desarrollando el proyecto de trazabilidad de los cilindros, que nos permitirá seguir el tránsito de cada uno de los contenedores salidos de nuestra planta y a lo largo de sus diferentes etapas por la cadena de distribución; es decir, desde su origen en las plantas hasta el consumidor final.

Este proyecto permitirá a las diferentes entidades del Gobierno tener acceso a una base de datos para identificar dónde se originó la carga, dónde se encuentra en un momento dado y cuál es su destino final o cliente.

Es muy importante asignar responsabilidades a cada uno de los participantes de la cadena de distribución, en caso de eventos o accidentes.

De las inspecciones o visitas a clientes qué ustedes hacen, ¿qué han podido encontrar? ¿Qué recomendaciones brindan para optimizar el consumo y evitar accidentes? 

De las visitas que realizamos, los clientes aprovechan para retroalimentarnos en temas de interés como un mejor control de los precios y pesos, mayor fiscalización en la distribución de terceros y, principalmente, que existan y se comuniquen las medidas reales tomadas por las instituciones gubernamentales.

El mercado del GLP no conoce y mucho menos es informado sobre los alcances de medidas sancionatorias; esto, de una u otra forma, no solo fomenta el mercado negro sino desestimula el consumo porque afecta al cliente y se siente desprotegido. En estos puntos son las entidades gubernamentales las que tienen que ejercer sus obligaciones.

¿Cómo ve el mercado residencial actualmente? ¿Está muy competido? ¿En qué zonas hay mayor demanda y en que otras aún hay potencial para crecer?  

El aumento en el consumo durante los últimos años y la expectativa de que siga así en el futuro hace que el mercado sea sumamente competitivo. Obviamente todas las empresas autorizadas para distribuir y comercializar el GLP desean esa parte importante del mercado. Recordemos que más de la tercera parte del consumo total lo aporta el segmento residencial.

Nuestra empresa cuenta con estrategias para poder cubrir como meta la totalidad o una buena parte de esa demanda. Si bien es cierto son muchos los sectores residenciales, podemos indicar claramente que el GAM muestra una saturación importante, aunque siempre con oportunidades. Sin embargo, las áreas rurales tienen mucho potencial. Pese a que son de las más afectadas por la coyuntura país, presentan grandes opciones para seguir creciendo.

¿Cómo les ha afectado la pandemia? ¿Han bajado, se mantienen o subieron las ventas? ¿A qué lo atribuyen? 

Creo que no existe en este país ni el mundo una empresa que la pandemia no le haya generado repercusiones. La evaluación interna es constante.  En el caso nuestro, estamos siempre revisando las condiciones del mercado en general y priorizando. Al presentar el GLP una demanda inelástica, siempre le cumplimos a nuestros clientes para que cuenten con el producto, basados en una propuesta de valor, cuyo principal objetivo es el servicio.

Al cerrarse muchos negocios por protocolos sanitarios, nos vimos en la obligación de cambiar o ajustar nuestro modelo de negocios, y nos enfocamos en el principio de que “si el cliente no llega, nosotros se lo llevamos”. Esto nos permitió no solo ofrecer al consumidor el precio justo y regulado, sino ofrecerle una atención por parte de todos nuestros colaboradores, con aplicación de todas las medidas sanitarias.

Colocamos tubos de agua para lavado constante de manos, implementamos la fumigación en las plantas antes de la salida de los cilindros con carga y a cada ruta se le entregó una bomba para desinfectar en tránsito cada cilindro que se recibe. Aparte de los insumos de uso diario como el gel, mascarillas y caretas, así como una campaña interna de capacitaciones por parte de RH y la Regente de Seguridad Ocupacional.

Todo este torrente de nuevos procesos ha permitido que nuestras ventas mantengan un crecimiento importante, comparadas con el año pasado y lo que llevamos de este. De hecho, hemos crecido con más rutas y aperturas de nuevas sucursales, porque hemos visualizado que la crisis nos otorga oportunidades. El equipo país ha contado con todo el apoyo de la Junta Directica y accionistas, así como el gran compromiso de todos y cada uno de los colaboradores que integramos la empresa.

¿Qué cambios han tenido que implementar para ajustarse a esta nueva normalidad y poder seguir abasteciendo el mercado doméstico? 

Desde el inicio de la pandemia, la incertidumbre y temor estaban en los pensamientos de nuestros clientes y conforme pasaban los meses aumentaban a raíz de las medidas drásticas que el Ministerio de Salud tuvo que aplicar para tratar de minimizar el efecto del virus.

Muchos de los cambios para reducir riesgos se dieron desde adentro. El mensaje de casa matriz siempre fue tratar de minimizar el efecto de las medidas, buscando sostener a nuestros colaboradores en sus puestos de trabajo y protegerlos. Tuvimos que acortar presupuestos, revisar con mayor detenimiento el gasto, maximizar la producción, acortar jornadas en algunas áreas, menos Ventas porque es la que realmente traslada el beneficio y genera el ingreso. Tratamos de hacer conciencia en todo el personal del esfuerzo que la empresa estaba haciendo, y nos apoyaron.

Estas medidas nos han permitido estar día a día cumpliendo con nuestros valores y llegarle a cada uno de nuestros clientes, aplicando sobre la marcha los protocolos sanitarios para que estén seguros y tranquilos y sobre todo que nos vuelvan a comprar, que es el mejor resultado de esta ecuación.

¿Cómo vislumbra el futuro del GLP en el sector residencial? 

Con un espectro de grandes oportunidades. La tendencia de los últimos años está en un crecimiento anual de entre 4% y 6% y las proyecciones siguen siendo favorables. La producción mundial, por supuesto, está en nuevas zonas no convencionales que permitirán un abastecimiento por muchos años.

Para nuestro país implicará retos para contar con proyectos de infraestructura de transporte y desarrollo de gasoductos. Las empresas tenemos que pensar también en buscar las mejores formas para llegarle a nuestros clientes, sin dejar de lado el aporte de las entidades gubernamentales en lo relacionado a precios justos, control y fiscalización efectiva, sobre todo con normas y leyes que no entorpezcan el desarrollo de los actores que cumplen con los requisitos de operación.

Fonte: https://www.larevista.cr/nelson-fernandez-garro-falta-cultura-sobre-el-uso-y-beneficios-del-glp/